El baño es el lugar de la casa donde más agua se consume. Por eso:

  1. Cierre la llave del agua mientras se cepilla los dientes. Use un vaso. De esta manera evitará gastar alrededor de 20 litros.
  2. Tome duchas cortas y evite darse baños de tina. En llenarla se gastan unos 200 litros de agua cada vez, mientras que al ducharse se pueden consumir entre 80 y 120 litros.
  3. Cuando se esté duchando le aconsejamos cerrar la llave del agua mientras se enjabona o se aplica el champú o bálsamo.
  4. Llene el lavamanos cuando se afeite, de esta forma sólo usará 5 litros de agua.
  5. Vigile periódicamente el estado de sus artefactos y cañerías para evitar las fugas de agua.
  6. No use su WC como un basurero. No arroje nunca plásticos, papeles, cigarrillos, compresas, reservativos, etc., ya que pueden tapar su artefacto y además ocupará agua innecesariamente en cada descarga. Puede evitar gastar del orden de los 55 litros diarios.