1. Descongele los alimentos dejándolos en una fuente, nunca bajo una llave abierta. De esta forma evita gastar del orden de 24 litros de agua.
  2. Al lavar las frutas y verduras, ponga un tapón en el lavaplatos o use una fuente y remoje cuantas veces sea necesario. No necesita usar agua corriendo. Evitará gastar unos 12 litros por minuto.
  3. Al cocinar use ollas del tamaño adecuado a la cantidad de alimento. Recuerde que las verduras no necesitan tanta agua para su cocción pues pierden sabor y nutrientes.
    ¿Sabía usted que el agua que se ocupa al hervir los huevos tiene excelentes nutrientes para sus plantas? Úsela cuando esté fría para regarlas.
  4. No lave la loza bajo el chorro de agua. Ponga un tapón en el lavaplatos o use una fuente y enjabone. Evitará gastar del orden de los 120 litros.